Este peronismo perdió la calle, asustado y aburguesado, apuesta a comunicados y medios de comunicación afines

Entre los ciudadanos solo se escuchan críticas e indignación, no hay cuadros ni dirigentes que militen en las calles, que solo tienen terror a que les pregunten ¿cuánto ganás y qué hacés para ganar eso?

El pasado martes 25 de mayo, en el marco de una manifestación contra las nuevas medidas restrictivas impuestas por el gobierno provincial ante la segunda oleada de coronavirus, un grupo de vecinos de Paraná concurrió hasta uno de los domicilios particulares del gobernador Gustavo Bordet para expresar su descontento.

Se trataba de varias personas, en su mayoría jóvenes que se acercaron hasta la vivienda ubicada en calle Mitre de la capital provincial con pancartas, alguna que otra cacerola y la esperanza de obtener alguna respuesta.

A los aplausos de quienes se iban acercando a expresar su descontento con las medidas tomadas por el gobernador, se sumaron incluso los de algunos vecinos de la zona, que acompañaron desde ventanas y balcones a quienes estaban en la calle.

No hubo hechos de violencia, no hubo griteríos, apenas una persona con un megáfono, que, como pudo verse en un video compartido por este Portal, no hacía más que cantarle al gobernador las verdades que él y su gestión pretenden ocultar.

Quizás hubo algún exabrupto, común en este tipo de manifestaciones, algo que el PJ conoce muy bien, pero no hubo odio, como salieron a decir legisladores y funcionarios alineados con esta administración.

Había jóvenes pidiendo volver a las aulas, trabajadores rogando que les dejen abrir las puertas de sus comercios o ejercer sus actividades, porque desde marzo de 2020 vienen subsistiendo a duras penas tratando de no fundirse, de darles de comer a sus familias y de, encima, afrontar la fuerte presión impositiva de este gobierno.

Durante más de una hora, frente a la casa del gobernador se vieron muestras de indignación, de bronca, pero también de resignación y de desesperación, de quienes tienen que salir todos los días a trabajar para poder tener un plato de comida en sus mesas y un techo digno y hoy no pueden hacerlo.

La última vez que un gobernador entrerriano del peronismo había tenido manifestantes reclamando en la puerta de su domicilio particular fue Mario Moine, con la entonces repudiada ley 8.706.

Ahora, Bordet se sumó a ese selecto y reducido grupo de mandatarios justicialistas que reciben protestas en su vivienda familiar.

Es más, en el caso de Moine, se sabía en su momento que gran parte de las manifestaciones eran organizadas, avaladas y hasta acompañadas por sectores de la interna peronista, que vieron la veta para erosionar su figura política.

En el caso de Bordet, la gran mayoría de quienes se presentaron a su domicilio no responden a ninguna bandera política, ni del justicialismo ni de la oposición, sino que eran vecinos dando a conocer el hartazgo que ha generado esta gestión en una ciudadanía cada vez más empobrecida.

Este peronismo perdió la calle y mientras en los supermercados, en las verdulerías, en los kioscos y en cualquier esquina se escuchan las críticas y la indignación de los vecinos, hoy no hay nadie que milite para defender al gobierno.

Nadie defiende al peronismo, solo apelan a los comunicados y a los medios de comunicación afines, mediante un descomunal presupuesto para publicidad.

Pero este peronismo que hoy gobierna la provincia no tiene manifestación, militancia, dirigentes o cuadros que militen a favor.

En las calles hoy por hoy solo se escucha el rechazo, la indignación y las críticas de los vecinos, pero este justicialismo no tiene quién los defienda, que contrarreste el boca a boca en las calles.

Por la enorme repercusión que la protesta tuvo en toda la provincia, el aparato comunicacional multimillonario del gobierno provincial se puso en marcha e inmediatamente la Cámara de Diputados, legisladores, funcionarios y dirigentes emitieron comunicados en repudio al “escrache” y a los actos de “odio” sufridos por el gobernador Bordet.

Lo llamativo es que durante la manifestación, que duró más de una hora, ninguno de los firmantes de los comunicados, y mucho menos el propio Bordet, se asomaron para atender los reclamos de la gente.

Los representantes entrerrianos de La Cámpora, que levanta las banderas de justicia social del peronismo, Juan Manuel Huss y Stefanía Cora, vecinos de Paraná, no aparecieron para conocer los problemas de quienes estaban frente al domicilio de Bordet.

Tampoco se acercaron la ministra de Gobierno, Rosario Romero, y su marido presidente del Epre, José Carlos Halle; los diputados provinciales José Cáceres o Julio Solanas; que tienen sus propios sectores internos.

Menos aún se lo vio al fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes, reconocido por su fuerte militancia en el radicalismo, pero que hoy es parte del gobierno justicialista desde que hizo un arreglo por el juicio político a Sergio Montiel, con Sergio Urribarri y Jorge Pedro busti.

Este último, tres veces gobernador de la provincia, también expresó su rechazo a los “escraches” desde atrás de una computadora, pero vive muy cerca del domicilio del actual mandatario, como la mayoría de los funcionarios de la provincia, que viviendo en la zona no se hicieron presentes para defender a su gobernador ni poner la cara ante los reclamos de los manifestantes.

Nadie quiso poner la cara, porque nadie puede darle una respuesta suficiente a quienes reclamaban ni más ni menos poder trabajar. Ni siquiera pedían una ayuda social, o un empleo público, pedían poder abrir las puertas de sus negocios, poder ejercer sus oficios y profesiones.

A Ángel Giano, que como presidente de la Cámara de Diputados firmó el comunicado, al senador nacional Edgardo Kueider, a Emiliano Gómez Tutau, a la diputada nacional Mayda Cresto, y a todos los que repudiaron los supuestos escraches, la gente solo quiere hacerles una simple pregunta:

“¿Cuánto ganás y qué hacés para ganarte eso?”, más de uno no puede contestar.

Ese era justamente el motivo de la movilización, la gente reclama para poder ganarse la vida, para trabajar y para comer.

No había entre los manifestantes patotas sindicales ni punteros políticos, lo que se pudo ver tanto frente al domicilio de Bordet como en Plaza Mansilla eran laburantes, jóvenes, adolescentes y hasta niños.

Reclamaban familias enteras, incluso muchos padres de compañeros de hijos de funcionarios, de legisladores y hasta del propio Bordet.

La respuesta a los reclamos en la casa de Bordet fue el silencio, el cierre hermético de la vivienda, la nada misma. En Plaza Mansilla fue peor: a las familias que reclamaban que se reabran las aulas, que sus hijos puedan volver a las escuelas, les pusieron un fuerte cordón policial y les apagaron las luces de la plaza, como si se tratara de delincuentes, a forma de amedrentar y de amenazar.

El cordón policial frente a los niños y familias que se acercaban con una vela o con una pancarta, impuesto por un gobierno que se dice peronista y democrático, hizo recordar a las épocas más oscuras de este país.

La casta política de la provincia, en vez de dar la cara y escuchar las inquietudes del pueblo, olvidando la esencia y el ADN del justicialismo, apagó la luz y mandó a la policía.

Es que no pueden responder a una pregunta tan sencilla y transparente como “¿cuánto ganás y qué hacés para ganar eso?”.

Halle, que no le alcanzan los días del mes para sacar del cajero los 700 mil pesos que cobra como titular del Epre, no puede contestar. Los camporistas Huss o Cora, que le cuestan a los entrerrianos más de 5 millones de pesos mensuales, como Solanas, Cáceres, el aliado Néstor Loggio, no pueden contestar.

En vez de dar la cara Loggio y Solanas, que como todos los legisladores provinciales le cuestan a los entrerrianos 5,8 millones de pesos por mes, denunciaron ante la Justicia Federal a los vecinos que se presentaron frente a la casa del gobernador.

Quizás Loggio no es peronista pero solanas sí y parece que se olvidaron cómo nació el peronismo aquel 17 de octubre, o que era su sector el que salía a las calles y movilizaba contra los gobiernos de Montiel y Moine.

No pueden darle una respuesta al vecino que solo quiere saber cuánto ganan y por qué, que quiere entender por qué los funcionarios, legisladores y sus familias y amigos están vacunados.

No pueden contestar, porque no pueden justificar por qué se llevan millones de pesos al año del Estado provincial, de los impuestos que los vecinos pagan. Por eso hablan de escraches y de odio, porque es más fácil olvidar la esencia y las banderas del justicialismo y atacar al vecino que perder el status quo.

 

15 comentarios

Daniel 29 mayo, 2021 at 1:02 pm

No tienen cara para salir, porque son cómplices de este gobierno de Bordet

Responder
vani 29 mayo, 2021 at 1:12 pm

caminen las calles chantas..millonarios..¡¡ solanas siempre prendido del estado..¡¡hace mas de 30 años..no sean tan obsecuentes del gober..

Responder
MARIO GODOY 29 mayo, 2021 at 2:51 pm

TODO EL PUEBLO Y LOS VECINOS APOYAMOS A LOS MANIFESTANTES, DEJEN DE HACERSE LAS VICTIMAS Y LABUREN QUE PARA ESO COBRAN FORTUNAAs

Responder
Gloria 29 mayo, 2021 at 2:55 pm

Que te pasa Julio? tenes miedo que la gente vaya a tu casa a pedirte que los defiendas? o te estan pagando muy bien para olvidarte de donde venis? chanta

Responder
Juan Manuel Moreyra 29 mayo, 2021 at 3:07 pm

Si se meten con estos pibes indefensos se meten con todos porque eso es lo que buscam callarnos y meternos adentro de nuestras casas para ustedes dominarnos, pero se equivocan y muy feo

Responder
Morocho 29 mayo, 2021 at 9:23 pm

Solanas no querrá salir por miedo a encontrarse con algún ahorrista acreedor del Banco Municipal y Loggio, que se puede esperar de un overo no peronista, que ni tan solo escribe sus propios comunicados pues se los dictan. Que se puede esperar de esta gente y tantos otros.

Responder
Yanet 29 mayo, 2021 at 9:49 pm

Solanas impresentable

Responder
Antonio Luis Rivera 29 mayo, 2021 at 10:40 pm

Como dijo el gran filosofo Maquiavelo: “La primera regla para estimar la inteligencia de un gobernante es observar a los esclavos que tiene alrededor suyo.”

Por eso sales estos “Idiotas Útiles” a defender a su Amo

Responder
Zabaleta 30 mayo, 2021 at 7:59 pm

Cuanto ganas y que haces para ganarte eso ? Excelente, le preguntas eso a todos los que nombra la nota, y salen corriendo.

Responder
teresa 31 mayo, 2021 at 8:59 am

El Presidente nos invitó a «ganar la calle», si algo se hacía mal…

Responder
teresa 31 mayo, 2021 at 9:03 am

LOGGIO Y SOLANAS: OCUPEN EL TIEMPO DE LA JUSTICIA EN COSAS MÁS IMPORTANTE PARA EL CIUDADANO… EJ. VICEGOBERNADORA Y SUBSIDIOS A MUERTOS.

Responder
CACHO 31 mayo, 2021 at 9:34 am

Son una casta de cínicos. Estos políticos no hicieron un solo gesto de solidaridad ante la sociedad, descontándose parte de su sueldo y ayudar a la gente que sufre. Existe un solo ejemplo de solidaridad en un par de ediles de un partido nuevo vecinal, que propusieron bajarse un 25 por ciento de su sueldo y lo hicieron, pero el resto no lo acompaño. BORDET Y COMPAÑIA BASTA DE TOMARNOS EL PELO, HAGANSE CARGO DE ESTE DESASTRE QUE ESTAN HACIENDO Y EL PERONISMO COMPLACIENTE BASTA DE ASIGNARSE LA REPRESENTACION DEL PUEBLO ENTRERRIANO

Responder
ESPULSADO 31 mayo, 2021 at 2:44 pm

Dejen de defender lo indefendible inutiles!!!!!

Responder
PATRICIA VARGAS 31 mayo, 2021 at 4:45 pm

ESTOY CON TERESA, EN QUE QUEDARON LOS SUBSIDIOS A LOS FALLECIDOS QUE OTORGO NUESTRA VICEGOBERANADORA STRATTA???????????????????????

Responder
fabincho 2 junio, 2021 at 9:38 am

Excelente Nota!!! Para pegar en la heladera y tener presente todos los días. Cuando se vulneran los derechos. TODOS SOMOS INDIOS. LA INSTITUCIONES SON UN DECORADO. muy bien, hacerles sentir el oprobio

Responder

Dejar Comentario