La comunicación del gobierno no se come, hay que agregarle agua a la olla

Compartir:

Los coordinadores de comedores escolares y comunitarios hacen malabares para estirar las raciones ante la creciente demanda y la escasa ayuda del gobierno, que presentó un escandaloso Presupuesto 2020.

El gobernador Gustavo Bordet estrenará su segundo mandato y último mandato en la provincia con un Presupuesto 2020 que causó diversas polémicas.

Por un lado, se supo que se estipula un saldo negativo de casi 9 mil millones de pesos, que, según se lee en el proyecto “será atendido con las Fuentes Financieras, deducida la Amortización de la Deuda y Disminución de Otros Pasivos”.

Además, se prevé un gasto de 320 millones de pesos destinados a comunicación oficial, un incremento de casi el doble con respecto al ejercicio actual.

Con ese dato, resulta llamativo el monto de dinero que el gobierno provincial prevé reservar para la ayuda social, más específicamente en lo que respecta a políticas alimentarias y atención de comedores escolares, infantiles, comunitarios y de hogares.

Este año, el Estado destinó a los comedores de toda la provincia 996.517.000 millones de pesos, que según los coordinadores significa alrededor de 20 pesos por plato, un número insignificante.

Es más, Claudio Puntel, secretario general de AGMER señaló en una entrevista con Radio RD 99.1 que con esa suma de dinero por plato “los cocineros de las escuelas hacen magia para darles de comer a los gurises”.

Ya para el ejercicio actual, la partida presupuestaria que el gobierno destina a los comedores es escasa, ya que los coordinadores de comedores comunitarios y de instituciones señalan permanentemente que, no solo no les alcanza con las cifras que reciben de la provincia, sino que también aumenta la demanda.

Es más, comentan la desesperación y angustia que les genera en muchos casos tener que decirles a personas que se acercan que no los pueden recibir porque no tienen comida para darles.

Además, afirman que en oportunidades han debido cerrar las puertas por la imposibilidad de ofrecer un plato a quienes lo necesitan, ya que señalan que la ayuda que brinda la provincia es escasa y que tienen que estirar lo más posible la ración.

Mientras que el aumento de las partidas para publicidad oficial fue de casi un 100%, el gobierno destinará el año próximo apenas un 134% más que este año para paliar el hambre de los entrerrianos.

Aunque parezca significativo, el número se queda corto debido a la creciente demanda, producida por el aumento de la inflación, el costo de la canasta básica, el desempleo y la pobreza en la provincia.

Entre Ríos es una de las provincias que aparece en rojo en todos los informes, ya que Concordia es la ciudad más pobre del país, con más del 50% de la población por debajo de la línea de pobreza.

A esto se suma una inflación que, según las encuestas de las principales consultoras del país, cerrará este año en el 55%.

Para el año que viene, en cambio, se estima que la inflación será de un 43%, mientras que caerá el Producto Bruto Interno y se mantendrá el escenario de recesión, por tercer año consecutivo.

Así las cosas, con un aumento de la inflación del 98% en la comparación entre 2018 y 2020, el aumento de 134% de los montos destinados a comedores, de antemano, no será suficiente.

No solo crecerá la inflación y la pobreza, sino que también aumentan los días en que abren los comedores. La resolución 1.599 del ministerio de Desarrollo Social plantea “a partir del mes de octubre del corriente año, la extensión a los días sábados de la prestación ‘almuerzo’ que se brinda en todos los comedores escolares de la provincia, dependientes de la Dirección de Comedores de la jurisdicción”.

Con respecto a esto, Puntel había manifestado su preocupación porque el anuncio se hizo “sin ningún tipo de ampliación presupuestaria y sin el debido control del presupuesto”.

Por otra parte, el dirigente de AGMER había señalado que “además del aumento de las partidas en los comedores, exigimos la creación de nuevos comedores en las secundarias porque alarman los datos de bajo crecimiento y de baja talla en los pibes y adolescentes de la secundaria”.

De todos modos, este punto no estaría contemplado en el presupuesto proyectado por la provincia para el año próximo, lo que significa que seguirá habiendo estudiantes entrerrianos que no podrán acceder a un plato de comida.

Aunque en el anuncio de la presentación del proyecto el gobernador destacó “el fortalecimiento de servicios de salud y desarrollo social”, los números que se prevén en cuanto a inflación, pobreza y demás atentan contra esa intención del gobierno.

Los fondos que irán a la atención de Comedores Escolares, Infantiles, Comunitarios y de Hogares como también las Políticas Alimentarias serán 2.611.007.000 pesos, mientras que la cifra para personal será de 2.189.280.000 pesos

Los intendentes de diferentes puntos de la provincia destinan fondos municipales para ayudar a que los comedores escolares puedan ofrecer una ración, en algunos casos dejando de lado obras públicas y demás servicios de la población, pero el gobierno de la provincia opera en una dirección diametralmente opuesta, utilizando gran cantidad de recursos Estatales a gastos que en plena crisis y emergencia alimentaria resultan superfluos.

La descomunal suma de 320 millones de pesos destinados a la publicidad oficial choca con la creciente necesidad que viven los comedores y con los malabares que deben hacer los coordinadores y cocineros para poder darle una ración a quienes lo necesitan.

El gobernador sigue hablando de austeridad y de transparencia de la actual gestión, y, mientras hay niños y familias entrerrianas que sufren hambre a diario, destina cifras exorbitantes a publicidad.

Con 320 millones de pesos la Provincia podría adquirir más de 600 mil módulos alimentarios, es decir, que 600 mil familias podrían comer por aproximadamente una semana.

La inflación golpea duramente los bolsillos de todos los trabajadores, los índices de pobreza son alarmantes, el desempleo crece, la canasta básica aumenta, los niños y familias entrerrianas tienen hambre.

El gobierno habla transparencia, de austeridad, pide esfuerzos, pero destina cifras millonarias a la comunicación oficial. Eso no se come, en 2020, los coordinadores y cocineros de los comedores, seguirán agregándole agua a la olla.

Compartir:

2 comentarios

beta 22 octubre, 2019 at 12:44 pm

Estaría bueno que caiga a un comedor sin avisar y se siente a comer lo que hicieron ese dia. Seguro no estaría sonriendo y no habría foto, el dinero de comedores hay que buscarlo en los que manejan el dinero como directores/as vs. Supermercados vitalicios acá en todos saben dónde está el dinero, entre el pajarraco y la profe de danza.

Responder
nene 31 octubre, 2019 at 6:41 pm

busquen en un super que ha progresado exponencial mente en villa zorraquin

Responder

Dejar Comentario