Indignación y bronca por las burlas y el desprecio del intendente radical que se lleva más de $200 mil por mes ante la desesperación de una empleada e histórica militante del PJ

El repudiable episodio protagonizado por Valenzuela y la indiferencia de la dirigencia peronista en la situación angustiante y alarmante de una trabajadora ya de edad que reclama por su sustento.

Un triste e indignante video llegó este jueves a la redacción de este Portal, el mismo podría traducirse en la desgracia que viven hace años los trabajadores municipales de la ciudad de Bovril desde el 2018 cuando el Municipio estaba conducido por Alfredo Blochinger (Cambiemos), la que continua actualmente con la conducción de Víctor Fabián Valenzuela (Cambiemos).

Desde diciembre 2018 los empleados de planta, contratados y jornaleros que cumplían funciones en la Municipalidad no percibían sus haberes, en febrero el conflicto se agudizó, como también la paciencia de los trabajadores, viviéndose horas de gran tensión en las puertas del Palacio por el paro por tiempo indeterminado dispuesto por el sindicato.

Movilizaciones, marchas, protestas que culminaron con una fuerte presencia policial para custodiar el Municipio y a Blochinger que básicamente lo querían linchar.

Lo inentendible de la lamentable situación que padecían los trabajadores provenía por la cantidad de aportes que había recibido el intendente tanto de nación como de la provincia para revertir la situación.

Cambió la titularidad del gobierno de Bovril y la cosa no mejoró en nada para los trabajadores, para principios de enero la comuna le adeudaba los sueldos de diciembre y el aguinaldo.

Tampoco mejoraron las prácticas de sus gobernantes, al igual que su antecesor, Víctor Fabián Valenzuela, también fue fuertemente cuestionado por la descomunal cifra que se lleva mensualmente como intendente.

En aquel momento se hablaba de 600 mil pesos mensuales entre sueldo, gastos de representación, viáticos y movilidad, gastos de “cortesía y homenajes y gastos reservados. Así lo revelaba un informe del que se hizo eco este Portal.

Ese mismo día de la publicación, el propio Valenzuela intentaba desmentir la sideral cifra, y lo hacía con un insólito descargo “no cobro 175 mil, de bolsillo son solo 127 mil”, aunque sin negar el resto de las cifras y, para colmo, confesando la posible comisión de un delito de corrupción.

A pesar de las siderales cifras, las cosas no han mejorado en nada para los municipales bovrilenses, siendo el video la cruda manifestación de esta penosa realidad y de cómo la necesidad lleva muchas veces a los trabajadores a adoptar medidas desesperadas.

Tal fue el caso de Stella Maris Castillo, trabajadora del Municipio más de 50 años y reconocida militante peronista en la localidad donde los vecinos y afines la llaman “Negrita”, la cual verdaderamente está sufriendo un calvario por los atrasos de sus haberes, siendo el único responsable el intendente Valenzuela.

Su situación es desesperante, hace más de dos años que cobra en cuotas de 5 mil pesos, con lo cual terina cobrando cada dos meses, lo que la ha obligado a tener que recurrir a tarjetas, prestamos con intereses altísimos, no para darse un lujo, sino para vivir, comprar comida, poder vestirse, pagar la luz, el gas, y todo aquello de primera necesidad.

Su caso se agrava si se piensa que Stella Maris o “Negrita” también debe ayudar con el alquiler a sus hijas que se encuentran estudiando fuera de Bovril.

Tal es su situación que incluso teme perder su casa, lo único que tiene, todo producto de la negligencia, o mejor, la desidia total por parte del intendente Valenzuela, el cual no solo no da respuestas sino que sigue aletargando el calvario de sus municipales, claro, él no tiene problema, de sueldo nomas se lleva casi 200 mil pesos al mes.

Su tormento la llevó a intentar el dialogo con el jefe comunal, según relata, estuvo más de tres horas esperando que la atienda, nunca lo hizo, determinándose así a reclamar en las puertas del Municipio.

Agarró dos cubiertas y monto ella misma una movilización para que Valenzuela la atienda, logrando su cometido, aunque la reacción del intendente de ninguna manera fue la esperada.

Como pudieron constatar los presentes en el lugar que filmaron el lamentable y repudiable episodio, Valenzuela son ningún tipo de vergüenza bajo el argumento de la “solidaridad” con el resto de los trabajadores no solo le exigió que se retire, sino que parte, en pleno llanto de la Sra., demostrando su total impunidad y altanería, se le rió en la cara por el estado que llevaba.

A la indignación, bronca, abatimiento y miedo de perderlo todo por el abandono, negligencia, impericia, incapacidad, ineptitud o intencionalidad de la gestión de Valenzuela, de Stella Maris se le sumó el dolor por la indiferencia de la dirigencia peronista de Bovril en particular y de La Paz en general.

La capital del gurí, gracias al trabajo militante de personas como la Sra. Castillo, ha dado legisladores nacionales, provinciales y una infinidad de importantes cargos provinciales, caso de Carlos Daud, Rubén Tomé o José Cretton, por nombrar algunos.

La gran mayoría de estos, lograron acrecentar considerablemente sus patrimonios personales gracias al desembarco en política y la obtención de cargos, también algunos de los mencionados han tenido que concurrir a la Justicia por causas de corrupción.

Y qué decir del departamento La Paz, donde han existido y existen actualmente cargos de gran envergadura para varios de sus dirigentes, en su gran mayoría millonarios.

Esta realidad es sin duda la raíz del dolor y tristeza de la trabajadora que no logra un solo gesto de empatía y solidaridad de los dirigentes por los que ha militado, encontrándose en soledad luchando por su sustento diario que hoy se encuentra completamente cercenado por la desidia de un intendente radical que dice no poder pagar los sueldos en tiempo y forma aunque religiosamente cobra todos los meses más de 200 mil pesos mensuales.

2 comentarios

Benemerito 28 febrero, 2020 at 8:46 am

Avergonzante lo del intendente, ahora deberiamos aclarar como es que despues de 50 años de trabajo aún no está jubilada la Sra.

Responder
Karen 28 febrero, 2020 at 1:19 pm

Más de 50 años tiene ella. Es empleada de planta permanente desde los 18 años

Responder

Dejar Comentario