Promesas, compromisos y amenazas, la pelea de Kueider y Bahler

Fuertes versiones desde Concordia sobre la historia detrás de los funcionarios que terminó en la Justicia

Diciembre de 2019, Gustavo Bordet confirmaba una noticia de este PORTAL, el mandatario anunciaba el desdoblamiento y adelantamiento de las elecciones provinciales, comenzando así la carrera de los dirigentes políticos para instalar sus candidaturas.

En Concordia, como suele pasar, varios dirigentes peronistas se anotaban para la intendencia que buscaba renovar Enrique Cresto.

En la capital del citrus es normal y habitual que muchos amaguen, anunciando victoriosos que competirán en las internas, aunque, en verdad, la pretensión resulta ser otra, como un lugar en la nómina de diputados, o alguna promesa de importante cargo en la estructura del Gobierno.

El ejemplo más apropiado es Ángel Giano. Por lo menos hace tres gestiones que viene anunciando que competirá por la intendencia, en todas las oportunidades se bajó y logro un lugar en la Legislatura.

Alejandro Bahler fue uno de los que se mantuvo hasta lo último en carrera, venia de un lugar importante, la cámara de diputados, y aspiraba a continuar, por las inclemencias políticas y los cuantioso compromiso asumidos por Bordet con un sin número de personas, a los cuales, incluso no les cumplió, el concordiense no logró su cometido pro hubo promesa.

Por aquel entonteces quien tenía la función de comprometerse, aun mas que Bordet, a veces por orden de este, otras por muto propio,  era el secretario general de la gobernación y ministro de comunicación y cultura, Edgardo Kueider.

Kueider era quien debía comunicar las malas noticias que Bordet no se atrevía a dar, al menos esos cuentan los cercanos y existen algunos ejemplos concretos.

El secretario general y hombre de estrecha confianza del mandatario -tanto para las cuestiones institucionales como comerciales-, le fue al hueso a Bahler, y, comentan asiduamente los mentideros políticos concordienses, le dio la mala noticia de que bancas en la Legislatura, ya no quedaba.

En cambio, Kueider, se comprometió a otorgarle un lugar de extrema importancia en el gabinete de Bordet para su segunda gestión.

La contraprestación era sencilla, Bahler se debía comprometer a hacer todo y cada uno de los “mandados” que le exigiría el mandatario o el propio Kueider, desde defender con comunicados al Gobierno y sus figuras, hasta despotricar contra la oposición.

Si lo hacía obtendría, le prometió Kueider, un lugar destacado en la estructura del poder provincial, en otras palabras, “el oro y el moro”.

Un ejemplo: A principios de marzo, el diputado provincial, Esteban Vitor se hizo eco de una denuncia de este PORTAL denunciando irregularidades por las contrataciones directas millonarias del Gobierno Provincial en el turismo carretera, exigiendo pedidos de informes, quedando en la mira Bordet y Kueider.

Cuentan los cercanos a Bahler que el propio Kueider quien le impuso, como mandado, salirle a responder por todos los medios a Vitor, utilizando al funcionario en turismo como “sicario”, costumbre política bien arraigada del senador nacional.

El problema, indican aquellos mentideros, es que la promesa, tanto el gobernador como el secretario general de la gobernación, quedó en eso, solo una promesa, y a medida que avanzaban los días del segundo mandato el compromiso político no se ejecutaba.

Y no solo eso, pasaban los días y ni siquiera lo llamaban, es más, cuentan estos mentideros, algo que es de público conocimiento en Concordia, hasta le cortaron todo tipo de comunicación.

La instancia de Bahler fue de tal magnitud, el hombre quería que le cumplan porque el cumplió, indican los cercanos aun indignados por la falta de palabra de Bordet y su mano derecha,  que finalmente lo designaron pero en un cargo ínfimo, sumamente intrascendente.

Igualmente el ex diputado lo asumió, porque –otra vez- Kueider le había prometido fondos y demás recursos para catapultarlo en la función pública.

Esto nunca ocurrió y, relatan las versiones concordienses, el ex legislador y por entonces funcionario menor del gobierno, como se dice en la calle, se re calentó, profiriéndole barbaridades al ahora senador nacional.

Estos mentideros concordienses cuentan saber el tenor de los dichos de Bahler, manifestando que le aseguró en audios que cuando lo encuentre en la calle lo iba a “cagar a puñetes”, y que no iba a poder caminar tranquilo, porque cuando lo agarre lo iba a matar.

Los lectores que conocen a Bahler podrán dar fe de que el hombre tiene buen porte en grandote, lo cual, agregan aquellos concordienses, atemorizó terriblemente al senador nacional.

Un Kueider que, según indican los que lo conocen, suele eludir los enfrentamientos, ni siquiera los debates o discusiones políticas se anima a protagonizar, es más, cada vez que lo critican en las redes suele recurrir a su ejército de troles.

Son terceros quienes lo defienden, el, relatan, se escapa, prefiere eludir cualquier embate ya sea físico o verbal.

Ante las expresiones en caliente de Bahler, sostienen aquellos mentideros políticos del PJ concordiense, como suele hacerlo, eligió a la Justicia para dirimirlo, convirtiendo así una discusión fuerte política en una causa judicial.

5 comentarios

Concordiense y ex amigoBdel ahora senador 15 octubre, 2020 at 2:05 pm

Es un cagon, siempre lo fue!!

Responder
yoni walker 15 octubre, 2020 at 2:34 pm

kueider esta asustadisimo, quiere seguridad privada, gendarmeria, custodia, algo. No le dura 1 round a balher las apuestas estan 10 a 1

Responder
Melina 15 octubre, 2020 at 8:04 pm

Y pegue…y pegue.. Bahler pegue! Calzalo a ese tremendo corrupto, no te dura medio round y además es un gran cagonazo.

Responder
Alberto 15 octubre, 2020 at 11:47 pm

A quienes no han cargado estos borrachines, hasta la barba se ha dejado kueider

Responder
Este viernes indagan a Bahler por el cruce telefónico con Kueider - El Portal de Ricardo David 22 octubre, 2020 at 8:21 pm

[…] Promesas, compromisos y amenazas, la pelea de Kueider y Bahler […]

Responder

Dejar Comentario